MONSEÑOR ANTONIO TROYO CALDERON UN CIUDADANO Y PASTOR EJEMPLAR

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 6 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

MONSEÑOR ANTONIO TROYO CALDERON UN CIUDADANO Y PASTOR EJEMPLAR

 


Carlos Alberto Oreamuno Toledo


Monseñor Antonio Troyo Calderón, hijo preclaro del Cantón Central de Cartago, todo un ejemplo de valores y virtudes, precisamente hace unos días  celebró sus treinta años en el episcopado, específicamente el día 21 de setiembre, ya que en el  año de 1979  se le confirió la investidura de Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de San José.

Aprovechando tan especial ocasión,  es mi deseo compartir con ustedes estimados lectores, algunos  detalles de su vida llena de hechos, que son un verdadero ejemplo y testimonio en el desempeño de su misión como ciudadano y como Pastor de la Iglesia Católica, se que se hace difícil enumerar la gran labor que ha realizado a lo largo de su existencia, ya que el próximo 18 de octubre, si Dios lo permite, cumplirá 86 años, pero por lo menos daré una pincelada a algunos aspectos de su vida.

Biografía

Un cartaginés de sepa, nació y vivió durante su infancia en los alrededores del Convento de los Padres Capuchinos, específicamente diagonal a la esquina sur oeste del mismo, donde como él dice, allí compartiendo con los capuchinos nació su vocación al sacerdocio.

Ingresó al Seminario en 1941 y fue ordenado sacerdote el día 30 de noviembre de 1947 por manos del entonces Arzobispo de San José, Monseñor Víctor Manuel Sanabria Martínez, de quien luego sería uno de los sacerdotes mas cercanos a él en algunos campos, especialmente en la fundación de Radio Fides y la revista el Mensajero del Clero, del cual fue su director, así como otra serie de encargos que le encomendaron en el desempeño de su misión sacerdotal; primero Monseñor Sanabria, luego, Monseñor Rubén Odio y Monseñor Carlos Humberto Rodríguez, entre otros mencionamos: Párroco de la Santísima Trinidad en Barrio México; de la Parroquia La Soledad y por muchos años el Rector del Templo Votivo del Sagrado Corazón de Jesús, en Barrio González Lahmann, también se desempeño como capellán de la Penitencia Central y del reformatorio de menores San Dimas, así como que gran parte de su misión  la cumplió en la Educación Religiosa en escuelas y colegio, así como en la Pastoral familiar.

Fue designado Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de San José, el 27 de agosto de 1979 y como mencionaba fue ordenado el 21 de setiembre, prácticamente inicia en forma paralela su pastoreo de la Arquidiócesis, al lado del Arzobispo titular Monseñor Román Arrieta Villalobos, quien toma posesión de la Arquidiócesis el 2 de agosto de ese mismo año, en las labores de Obispo Auxiliar le corresponde desempeñarse como Vicario General de la arquidiócesis, hay que hacer un paréntesis e indicar que en ese tiempo la Arquidiócesis de San José comprendía San José, Cartago y Heredia; fungió como Secretario de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, Presidente del Tribunal Eclesiástico de Costa Rica, Director del Instituto Pedagógico de Religión, Presidente del Consejo Interamericano de Educación Católica, Delegado en varios ocasiones de la CECOR ante el Consejo Episcopal Latinoamericano, fue presidente de las comisiones de Educación, Medios de Comunicación Social entre otras, además de participar en representación de la iglesia particular costarricense en eventos internacionales y de la Iglesia Universal como por ejemplo en la IV Conferencia del CELAN, en Republica Dominicana, en 1992.

Mientras ejerció su labor pastoral conformó la Conferencia Episcopal de Costa Rica junto a Monseñor Román Arrieta Villalobos Arzobispo de San José; Monseñor José Rafael Barquero A, Obispo de Alajuela; Monseñor Héctor Morera V, Obispo de Tilarán; Monseñor Ignacio Trejos P, Obispo de San Isidro General; Monseñor Alfonso Coto M, Vicario Apostólico de Limón y luego Monseñor José Francisco Ulloa R, Obispo de Limón, así como de Monseñor Ángel San Casimiro F, Obispo de Ciudad Quesada y Monseñor Hugo Barrantes U, Obispo de Puntarenas.

Y como lo estipula el Código de Derecho Canónico, que los obispos deben presentar su renuncia a la edad de 75 años, el Papa Juan Pablo II, le acepta la misma el 13 de julio del año 2002, pasando a ser obispo emérito de la iglesia particular de Costa Rica.

Después de comentar el desempeño en su misión, es de obligación resaltar uno de sus grandes dones: la oratoria tan especial y clara con que nos deleitaba con sus bellas, instructivas e indiscutibles homilías, así con sus lecciones, charlas magistrales, programas o comentarios radiales, especialmente en Radio Fides en el microprograma El Pan de la Palabra, o cualquier actividad donde el pronunciara algunas palabras.

Quienes hemos tenido la dicha de conocer a Monseñor Antonio Troyo sabemos que ha sido un hombre lleno de valores espirituales, morales, éticos, cívicos y patrióticos donde sobresale su humildad y sencillez; diáfano y transparente, pero en especial un gran  maestro, que dicho sea de paso ya cuesta encontrarlos y sobre todo, sus dones y  virtudes se conjugan en su carisma especial de pastor, ya fuera como sacerdote u obispo.


Hoy nuestro querido Monseñor  Troyo, se encuentra viviendo en Barrio El Pilar en San José, al lado y con todo el cariño de su hermana Catalina y sus queridos familiares, en los últimos años se le ve poco, ya que por su edad es lógico, es aquejado por algunas enfermedades.

Un gran reconocimiento y saludo a uno de mis grandes maestros especialmente en los medios de comunicación social y en el amor tan grande que él le profesa a la Virgen María en la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles, y es mi deseo, expresarle en una forma muy sincera, mi aprecio, admiración y agradecimiento de corazón, por tanta especialidad y deferencia que ha tenido para con este servidor y pido al Todopoderoso y a La Negrita de los Ángeles que continúen bendiciendo abundantemente en su vida.

Honor a quien honor se merece, porque Monseñor Antonio Troyo Calderón, se lo merece, porque es un ciudadano y pastor ejemplar, que lo ha demostrado con su testimonio a través de toda  su vida.

Foto Monseñor Antonio Troyo

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (2 posted)

  • Posted by miriam garro carvajal, 11 December, 2013
    mi querido director en el instituto pedagogico de religion hace a?os de no verlo saludos y un abrazo para el y que dios lo bendiga
  • Posted by Ana isabel Herrera sotillo, 22 June, 2011
    Es cierto monseñor Troyo cumplió su labor ampliamente. Es de los sacerdotes de verdad! Deseaba hacer una aclaración, y es que El Mensajero del Clero fue creada por monseñor Bernardo Augusto Thiel, en 1882.
Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com