LOS NIÑOS Y LA NATURALEZA

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 4 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

LOS NIÑOS Y LA NATURALEZA

.  Por:  Alexander Bonilla Durán

“El futuro de ellos.  La responsabilidad es nuestra”.  “Miremos al mundo, no como algo heredado de nuestros padres, sino como algo que hemos tomado prestado de nuestros hijos”.  Las anteriores son frases tomadas del boletín del Centro de Enlace para el Medio Ambiente en el Año Internacional del Niño, que merecen ser analizadas por todos los adultos.

También es digno decir que de acuerdo a la Declaración de los Derechos del Niño, ellos tienen derecho a: afecto, amor y comprensión; alimentación y cuidados médicos adecuados; educación gratuita, un nombre y una nacionalidad; cuidados especiales si fueras disminuido; estar entre los primeros que reciben ayuda en caso de desastre; aprender a ser un miembro útil a la sociedad y desarrollar tus habilidades individuales; ser educado dentro de un espíritu de paz y fraternidad universal; gozar de estos derechos independientemente de tu raza, sexo, religión u origen nacional o social.

A los niños debe brindárseles la oportunidad de disfrutar de la naturaleza; hay que procurar que ellos tengan vivencias directamente con los árboles, el aire, el agua, la tierra, etc. .  Los padres deben de ver en la naturaleza una amiga y profesora de sus hijos, y por lo tanto no deben evitar que los niños se identifiquen con ella.

Muchas veces algunos padres, cuando salen de paseo o piensan acampar, buscan a alguien que les cuide los niños porque consideran que es peligroso para su salud llevarlos a la montaña a pasar una noche de campamento, o caminar por el bosque o lugares soamposos.  Esto es un error.  Salir con los niños al campo es de lo más divertido, se puede jugar y aprender mucho de ellos, quizás nos cansemos nosotros primero que los niños.  No debemos ser egoístas; hay que hacer el sacrificio y llevar a los niños al campo.

Cuando salga a la montaña con su niño enséñele a sentir y conocer el mundo que nos rodea; haga que toque las hojas, el suelo, el agua, plumas de pájaros, huesos, etc. .  Póngalo a caminar en línea recta unos 5 metros y que anote todo lo que observe en el trayecto.  Enséñelo a distinguir los diferentes matices de colores que hay en la vegetación.  Invítelo a descubrir los distintos olores de la naturaleza.

Los niños preguntan todo.  Explíqueles en el propio campo la importancia de la protección de los bosques; llévelo a la orilla de un riachuelo y demuéstrele lo que pasaría si no hubiera árboles en los alrededores; lo que sucedería si matáramos algún animal; por más feo que parezca, cualquier animalito desempeña una función en el mundo.

Nuestro país cuenta con muchas áreas donde puede llevarse sin peligro a los niños.  Hay lugares de altura, de bajura, y costeros.  Algunos de ellos, como las reservas forestales o parques nacionales tienen personal especializado que puede hacer más provechosa la visita.

Un  programa que puede iniciar el Servicio de Parques Nacionales, la Dirección Forestal, o la Asociación Costarricense para la Conservación de la Naturaleza, podría ser el organizar una gira ambiental exclusivamente para niños en un área silvestre.  Claro que para que sea un éxito los padres deben dejar que sus niños sean llevados por los guías y ellos quedarse en otra área esperando.  También la persona guía debe ser una experta en tratar a los niños, porque ya se subirán a un árbol, ya correrán por los soampos, ya preguntarán por todo.

¡Señores padres de familia:  Lleven sus hijos a las montañas!.

Foto ilustración con fines educativos tomada de www.hoypadres.com

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com