EL SECRETO DE LOS HUETARES

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 14 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Fraser Pirie habla de los ríos de Cartago, el río Agua Caliente, sus hervideros y su significado sagrado para los huetares, además una breve historia del Hotel Bella Vista en Agua Caliente su ascenso y caída con el terremoto de Cartago en 1910.

“El Secreto de los Huetares”

Han pasado cien  años en la historia de Cartago y el secreto de los huetares ha ido quedando relegado a unas antiguas remembranzas y leyendas de los ancianos, ya pocos lo recuerdan y otros menos lo ubican.

Desde las alturas de Cot y quizás allá por Llano Grande, empieza el recorrido de una larga boa que serpentea siempre buscando las hondonadas con su deseo motriz de regresar a los océanos desde donde provino en su nacimiento, si, son las prodigiosas lluvias que caen y forman la primera parte del río de Cartago,  el Río Reventado, que baja por la suave cordillera tomando fuerza hasta reventarse en la llanura que lo espera allá en los diques.

Sigue su curso hasta pasar por Tejar de El Guarco, por donde es reforzada su acción con la entrada del pacífico Río Purires.

El Purires viene recogiendo las lluvias, que se han unido para formar quebradas y así abandonar los llanos de Coris.

Todo el macizo del Tablonazo y Ochomogo, desde la División Continental,  se une en su esfuerzo de llevar la corriente hasta reunirse como amantes entrelazados más allá del puente de Tejar. Se traba la furia machista del Reventado con los suaves remansos del Purires, niña y madre a la vez. ¡Desde este punto mágico, la fuerza del padre y la suavidad de la niña-madre, se forma para crear el Río Agua Caliente! La suavidad aparente de hoy, muestra su furia a relumbrar, con fuerza avasalladora puede mostrar su increíble velocidad bajando por la poza de La Quinta, o la Isla San Lucas.

La poza la Quinta,

es aquella que se ve al pasar el puente nuevo de la Urbanización Jardines de Agua Caliente. Más abajo en un tuerce del río se prolongaba una pequeña tierra peninsular, al cual los abuelos llamaban la isla de San Lucas. Desde el puente de donde se entra a la finca Agua Caliente, los lugareños observamos el Río Agua Caliente cuando ha recogido las lluvias que han caído en todo Cartago, Taras, y Coris.
Al frente de ese puente esta la poza de los músicos. En los años 1920-1940 los Pachecos y sus familiares llegaban a realizar almuerzos a la par del río.  Cobijados los comensales por el bosque de bambú, los músicos contratados se quedaban sentados en el puente y la música flotaba sobre el remanso de las aguas de verano, llegando alegremente a las riberas rocosas en donde almorzaban los Pachecos. También existía la poza de los ahogados y la poza de los fogosos.

El río de Cartago:

Suele pasar todo lo que ha caído a su cauce y es conducido a alta velocidad por el cañón del río en su búsqueda de la libertad. Pero sus paredes, una mezcla de piedra y lava volcánica sostienen en camisa de fuerza a las aguas enfurecidas y nunca se han sobrepasado su límite natural.

   
El Río Agua Caliente

es el Río de Cartago. Es la madre naturaleza, quien cuida y mantiene un orden natural  de limpieza. Muchos de los habitantes de la gozosa Ciudad de Cartago, con sus barrios que se multiplican, no comprenden que botar envases y demás, daña a muerte la Madre Naturaleza que debe ser cuidada. Precisamente ese olvido de cuidar a la Madre Naturaleza, ha hecho que entremos al olvido del secreto de los huetares.

Porque esa avalancha de aguas ha tapado una obra que dio vida a los huetares y a todos quienes entraron en su contacto. ¡Porque el Rio Agua Caliente les curaba de sus dolencia y enfermedades!  Claro. Es que cien metros río arriba del puente grande que cruza el río camino a Lourdes de Agua Caliente está el secreto anunciado. Es el lugar llamado Hervidero.


Hervidero en el Valle Sagrado:

En los tiempos de antaño,  los huetares que vivían en el pueblo de Purapora a escasos 300 metros con vista del Volcán Irazú, bajaban a usar sus aguas milagrosas y curativas. Beber de esas aguas termales era una bendición para los primeros huetares. Porque hace más de 2,300 años habitaron los primeros habitantes  de este valle sagrado.  ¿Porque buscaron estar en este valle y no en otro?  Con seguridad por algo que lo diferenciaba. Sus aires suaves y benignos, que suben desde la profundidad de Tapantí, y el agua curativa que ayuda a los ancianos con sus dolores.

El Río Agua Caliente sigue su curso y con una gran caída en la Planta Miller y luego cae a los bajos de Orosi. Sigue el Agua Caliente hasta encontrarse con el limpio y puro Río Macho, amo y señor de los cerros de Orosi y Cachí. Desde este punto se convierten las aguas en el poderoso Río Reventazon. El Reventazon seguirá a Tucurrique y Atirro. Pasa por la bella Florencia, de mil recuerdos y dichas, hasta entrar en el cañón de que lo conducirá algún día al Mar Atlántico.

En 1784, un gobernador interino de Cartago llamado Juan Flores escribe sobre las aguas curativas al corregidor de Nicoya. “Se construyó depósitos para el agua de marte, (agua caliente)  y una pared de cantería para detener el río. Edificó un galera de cedro, cubierta de teja y un puente para pasar a las aguas marciales.”
Luego el gobernador de Cartago, don Tomás de Acosta informa sobre esta agua mineral en su informe del 18 de mayo de 1804, al Presidente de la Audiencia. El profesor Luciano Platt también hace mención sobre las aguas en La Gazeta Oficial No. 335 el 23 de setiembre de 1865. “Es un agua mineral fortaleciente. Las aguas termales deben usarse sea para baño, sea para beber en el lugar mismo donde nacen. ”

Así fue como en 1886 se constituyo una empresa nacional para explotar el tradicional Hervidero. El Hotel Linda Vista fue construido hace 124 años, en el borde sur del Río, en donde es hoy la entrada a la famosa Ciudad de los Niños. La construcción del hotel, se hizo con el fin de utilizar las aguas termales que todavía hoy brotan en las vegas del río Agua Caliente. 

El lujoso hotel, tenía un salón amplio para lectura con su cantina para refrescarse y cada habitación tenía una inmensa tina para efectos del baño. El hotel ofrecía el servicio novedoso en su tiempo de hacerle subir agua hirviendo para bañarse en agua caliente. Contaba con un amplio balcón, con vistas amplias al norte hacia el Volcán Irazú, igualmente una vista al este hacia el Tablonazo, así como al oeste, hacia las verdes  praderas del Atlántico. Todavía en el año de 1960, las tinas seguían en los cuartos abandonados. La gente de Agua Caliente, no se les ocurría sacarlos y así quedaron durante decenios.

El hecho de contar con un hotel, atrajo otros inversionistas que construyeron una línea de tranvía que conducía a los clientes a la Ciudad de Cartago y hasta la estación de trenes para viajar a San José.  De hecho, fue la primera inversión nacional en turismo. ¡O sea fue el primer lugar de turismo en Costa Rica! Se hizo propaganda dentro del país y también en el extranjero, idea novedosa en su época y también nos podemos imaginar, que esa fue la primera vez que se promociona las bellezas de nuestro país en el extranjero.

Personas con problemas de salud, llegaban de todo el país para bañarse en sus aguas curativas. Los señores se remangaban los pantalones para arriba y así se metían. ¡Todavía no existía el vestido de baño! También novios venían en su luna de miel.

El Agua Curativa de Agua Caliente de Cartago:

Según un antiguo estudio de laboratorio hecho aproximadamente en 1865, la ciencia de su momento calificó así las aguas en granos por onza:

Carbonato de magnesia         0.1  granos
Carbonate de cloruro             0.2
Carbonato de cal                     0.4
Cloruro de Magnesia              0.2
Cloruro de sodio y potasio    0.7
Sulfato de magnesia               0.1
Sulfato de cal                           0.3    Total: 2 granos
 
En cada onza de agua hay 2 granos de materia sólida y el principal gas que hace hervir el agua es  ácido carbónico.


El Fin del Hotel Bella Vista en Agua Caliente:

El terremoto de Cartago, que ya cumple 100 años, aquel terrible 4 de mayo de 1910, a las 7:00 de la noche, trajo inmensos daños y una total destrucción a las casas construidas de bareque. Casas y edificios de cal y canto, con caña brava, cayeron en instantes. El Hotel Bella Vista tuvo daños importantes. El puente sobre el Río Agua Caliente, se desplomó al lecho del río. Con los daños totales en Cartago y la cantidad de heridos y muertos, el Hotel perdió su clientela y cerró sus puertas.

Así terminó el primer esfuerzo promocionando el turismo a nivel nacional y en el extranjero. Un notable esfuerzo. Pero el manantial todavía existe. Al pasar se puede ver en momentos oportunos salir gas  o vapor del agua.

El Río de Cartago:
La madre naturaleza aveces siente que lucha para restablecerse de la contaminación ambiental. Como un manto pesado que la cubre, la naturaleza reacciona de manera determinada y busca como volver a la armonía natural de su ambiente. Entonces pueden venir vientos fuertes, temblores, o inundaciones. El Río de Cartago, el que recoge todas las lluvias debe ser un manantial de pureza.


Así también, si la Municipalidad de Cartago empezará a promover la limpieza de los cauces de este gran río de Cartago, se empezaría con los afluentes de Taras. Manteniendo una pequeña cuadrilla en estos trabajos constantemente, quizás no habría más las inundaciones que tanto daño provocó una pequeña quebrada, en Taras en el 2008.

Limpiando desde arriba los cauces, recogiendo las basuras y las botellas plásticas, sería un gran paso. Luego río abajo donde la madre y el padre se unen para formar el Río Agua Caliente, el río de Cartago.  Debemos recordar lo dichosos que somos de vivir en Cartago. Aquí nació Costa Rica. ¡Aquí vino la Virgen a visitarnos y le gustó tanto, que insistió en quedarse! Quiso quedarse en el Valle Sagrado de Costa Rica. Es donde nacen las aguas y los aires puros de los bosques sin fin de Tapantí. Son tantas las bendiciones de los que viven en la antigua y a la vez moderna Ciudad de Cartago.


Fraser Pirie
Aguacal1@yahoo.com

Foto

Una postal del Hotel Bella Vista, con turistas sentados posando en las vegas del Río Agua Caliente.

Cerca de 1920, un Pirie de visita en el país desde el lejano y frio Canadá, visita el antiguo Hotel Bella Vista. La delegación de cinco Modelo T de la Ford, es observada por curiosos sentados encima del puente. / imágenes facilitadas por Fraser Pirie

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (7 posted)

  • Posted by Emilia Morales, 28 August, 2012
    Me gusta esta breve historia, pero me encantaría saber donde puedo localizar los libros o textos de Pirie??
  • Posted by manuel vega, 04 May, 2012
    gracias a su persona e logrado conocer parte de una gran historia de la cual ya son muy pocos los que se acuerdan mi familia y yo le estamos agradecidos vendiciones
  • Posted by sergio mena, 22 April, 2010
    felicito al sr Pirie por todos esto articulos que publica soy de agua caliente y me siento sorpendido y orgulloso de serlo gracias sr Pirie
  • Posted by Adrian Sanabria, 12 March, 2010
    Gracias Sr Pirie por contarnos historia sobre Cartago.Esta ultima sobre Agua caliente esta muy interesante ,ya que cuando nino soliamos ir a pescar por la planta Miller Gracias.
  • Posted by Jason Piedra Calderon, 11 March, 2010
    Estoy sencillamente fascinado con todos los articulos, me parecen dignos de conocer por cualquier cartago, soy de agua caliente, y siempre me gusto la historia de mi pueblo, y todos estos articulos me refuerzan a valorar el pasado, lo felicito señor,por brindarnos esta oportunidad de conocer mas.
  • Posted by Mauricio Ulloa, 02 March, 2010
    Una parte de la historia de Cartago que desconocia, muchas gracias por compartirla.
  • Posted by LUCY , 01 March, 2010
    INTEREZANTE,PEDAGÓGICO,CONTADO SENCILLAMENTE PARA TODOS LOS ENTENDIMIENTOS.GRACIAS SR PIRIE, POR TANTA INFORMACIÓN QUE NOS ACERCA CON MÁS CONOCIMIENTOS, A NUESTRA AMADA TIERRA CON SUS VALIOSOS ESCRITOS
Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com