¿APLAUDIENDO Y CELEBRANDO UN PASADO DE HORROR?

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 2 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Hace un par de semanas retomé el libro Las Venas Abiertas de América Latina, de Eduardo Galeano, el cual había leído parcialmente años atrás, y el inicio de dicha lectura coincidió con una noticia que vi por televisión y que se relacionaba indirectamente con aquel libro.

El Alcalde de San José, Jhonny Araya, develó junto con el Ministro de Cultura, Manuel Obregón, unas placas conmemorativas que recuerdan las tres embarcaciones que trajo Cristóbal Colón.

La obra literaria que tenía en mis manos inicia describiendo los horrores que implicó la llegada de los europeos a América.

Durante un receso de mi lectura vi que en un noticiero se mostraba cómo, con una banda de niños escolares, se celebraba la develación de estas placas frente al Museo de Arte Costarricense, en La Sabana.

Asombro, tristeza, indignación, ¿cómo describir lo que sentí cuando vi semejante bofetada a los nativos costarricenses que presenciaron la llegada de esos barcos, y a todos aquellos que sufrieron durante siglos a causa de la "conquista"?

Indios obligados a trabajar, acusados de vagabundos para esclavizarlos, torturas terribles donde se les cortaban las orejas o se les descuartizaba vivos, atando sus extremidades a cuatro caballos, los cuales serían puestos a correr para que les arrancaran los brazos y las piernas, destrucción de selva para saquear las riquezas de todas las tierras "descubiertas" a lo largo del continente, enfermedades que acabaron con miles de personas nativas del continente americano y toda una historia de explotación, miseria y pobreza que se desprendió de la llegada de "los conquistadores" son los hechos que se esconden detrás de esas placas.

¿Por qué colocar monumentos en homenaje a los barcos que trajeron muerte, tortura, robos, enfermedades, violaciones y destrucción a Costa Rica? Aunque se trate de placas que estuvieron expuestas décadas atrás, y aunque Paseo Colón se llamé así debido a Cristóbal Colón, no hay por qué repetir errores del pasado, rindiendo homenaje a quien no lo merece. Un paseo turístico bien puede omitir esta máscara para el pasado cruel que debieron soportar nuestros antecesores.

¿Por qué no colocaron una estatua de Pablo Presbere, líder de la resistencia indígena que fue asesinado, desmembrado vivo por los conquistadores en 1710? Claro, ¡porque no tiene relación con el Paseo Colón!

¿Y cómo es que un historiador afirma que estas placas nos ayudan a recordar a Cristóbal Colón, según escuché en los medios? ¿Por qué querríamos recordarlo, o al menos, por qué querríamos recordarlo con bombos y platillos y aplaudirle? ¡Hagámosle entonces un monumento también a los filibusteros!

Y otra interrogante que expresé un tiempo atrás: ¿por qué en escuelas y colegios no se enseña la verdad de la historia? ¿Por qué maquillar las atrocidades de la conquista como algo que debemos celebrar y recordar con monumentos en la ciudad?

Ciertamente hoy somos quien somos como resultado de todo un pasado de siglos, y ese pasado no se puede cambiar, pero eso no implica que celebremos aquello que constituye una terrible mancha negra de violento abuso en nuestro pasado.

Algunas citas tomadas del libro de Eduardo Galeano, Las Venas Abiertas de América Latina:

“Tres años después del descubrimiento, Cristóbal Colón dirigió en persona la campaña militar contra los indígenas de la Dominicana. Un puñado de caballeros, 200 infantes y unos cuantos perros especialemte adiestrados para el ataque diezmaron a los indios. Más de 500, enviados a España, fueron vendidos como esclavos en Sevilla y murieron miserablemente”.

“Cuenta el almirante (Critóbal Colón): Yo estaba atento y trabajaba de saber si había oro, y vide que algunos dellos traían un pedazuelo colgando en un agujero que tenían a la nariz […] porque del oro se hace tesoro, y con él quien lo tiene hace cuanto quiere en el mundo”.

“Finalmente, la población de las islas del Caribe dejó de pagar tributos (a los conquistadores) porque desapareció: los indígenas fueron completamente exterminados en los lavaderos de oro”.

“Muchos indígenas de la Dominicana se anticipaban al destino impuesto por sus nuevos opresores blancos: mataban a sus hijos y se suicidaban en masa”.

“Los europeos traían consigo, como plagas bíblicas, la viruela y el tétanos, varias enfermedades intestinales, pulmonares y venéreas, el tracoma, el tifus, la lepra, la fiebre amarilla”.

“A tiros de arcabuz, golpes de espada y soplos de peste, avanzaban los implacables y escasos conquistadores de América”.

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (5 posted)

  • Posted by Oscar Antonio Guevara Salazar, 06 August, 2011
    Estoy de acuerdo en que dichas placas ya no responden al contexto histórico y explicativo de nuestra historia, pues las autoridades politicas de hoy en dia, las utilizan para otros fines.También es importante equilibrar en el análisis histórico si estamos del lado de la leyenda negra o blanca en la conquista de América.Hoy el Himno a Colón que cantábamos con fervor en la escuela no tiene arraigo pues responde a otros fundamentos ideológicos y explicación histórica de aquel acontecimiento.
  • Posted by Jorge Vega, 05 August, 2011
    Lo triste del asunto es que tachamos a los nazis de genocidas y todo el mundo se razga las vestiduras al recordar el Holocausto. Sin embargo, el primer holocausto, el de nuestros ancestros se recuerda como una gesta de evangelización y educación, como una lucha contra la "barbarie" de nuestros aborígenes. Definitivamente la historia se escribe del lado de los ganadores.
  • Posted by WALTER RODRIGUEZ HUERTAS, 05 August, 2011
    SI MUCHOS DICEN QUE LA MADRE PATRIA ES ESPAÑA, ENTONCES PREFIERO SER HUERFANO, CUANTO DARIA PORQUE UN HURACAN HUBIESE HUNDIDO A LA PINTA, LA NIÑA Y LA SANTA MARIA Y DE PASO TAMBIEN AL NO MENOS NEFASTO MAYFLOWER
  • Posted by dora perez, 05 August, 2011
    Que triste la situación de nuestros nativos, no necesitan homenajes, necesita vivir dignamente, porque los hemos olvidado y el gobierno no hace por donde darles un poco de lo mucho que merecen.
  • Posted by Guillermo Brenes, 05 August, 2011
    Muy interesante el comentario de la comunicadora Rita Leiva. ¿Por qué mejor no haberle rendido un homenaje a nuestros indígnas de carne y hueso? ¿Y TODO LO QUE SE DISCUTIÓ EN EL ÁMBITO ACADÉMICO SOBRE LA INVASIÓN Y EL GENOCIDIO DE HACE YA MÁS DE 500 AÑOS? ¿Quíén financió ese monumento al oprobio y al coloniaje?
Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com