LA RANA BERTILIA

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 1 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

La Rana Bertilia, un cuento para la educación ambiental por Alexander Bonilla Durán

  

La Rana Bertilia

 Hace un tiempo me había hecho amigo de la rana verde Bertilia, quien vive feliz y apacible debajo de los helechos arborescentes de demás vegetación del Volcán Poás.

Entre las conversaciones  que manteníamos ella me explicaba que son muy susceptibles a los cambios de temperatura. Si hace un verano exagerado se secan los charcos,  lo cual es  fatal para ellas. Su piel tersa, húmeda y suave se reseca y hasta pierden la capacidad de procreación.

Con Bertilia y el duendecillo Timoteo recorrimos senderos y lugares especiales donde el ser humano nunca ha puesto su huella. Lugares secretos que llevamos muy guardados solo para nosotros.

Un día Bertilia me pidió que la trajera a San José, pues quería conocer de donde salían las luces que ella miraba subida en una hoja de sombrilla de pobre (gunnera ).

Me puse en la bolsa  de la camisa un poco de musgo bien húmedo y me vine con la rana Bertilia para la capital.No más entrando a San José comenzó a darle un ataque de tos.

No podía ni respirar. O sea , le dio un “patatús”. Comenzó a entiesarse, estirar las patas, y me suplicó casi agónica que la sacara de inmediato de ese infierno.

Se fue reponiendo cuando íbamos por Poás, y la metí un rato a un charco cerca del río Mastate.

Las ranas son también muy sensibles a la contaminación, si no hay ranas en un lugar,  es señal  de un alto nivel de contaminación.

Bertilia se salvo, pero no quedó  convidada de volver a San José.

Foto: Rana, imagen usada con fines educativos, tomada del sitio del ICT visitcostarica.com

 

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com