BREVE HISTORIA DE CÓMO LLEGÓ EL BAMBÚ A CARTAGO

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 11 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Fraser Pirie narra la historia de cómo llegó el bambú a Costa Rica, por gestión de Rafael Troyo, quien encomendó traerlos desde china y sembrarlos en su finca en Agua Caliente de Cartago, la que luego en 1925 pasó a ser propiedad de la familia Pirie.

Breve  historia de Cómo llegó al bambú a Cartago

Por Fraser Pirie

Según fue publicado hace muchos años en el periódico Excélsior de Costa Rica, el señor Rafael Troyo solicitó ayuda para traer bambú chino al país.

Un año después llegaron dos chinos, con su largo cabello recogido en trenzas y con las preciadas matas de bambú. Llegaron a Cartago,  sembraron las matas y luego partieron de nuevo.

Las matas de Bambusa Vulgaris Vittata, o bambú pintado, florecieron en Agua Caliente, curiosamente, al inicio crecen despacio, porque la mata tiende a extender sus raíces en forma muy amplia antes de crecer verticalmente. A los años se fueron extendiendo los matones con ejes de  15 a 20 metros de alto.

Después del tiempo de los Troyo, vendieron la finca en 1925, a la Sociedad Pirie & Pacheco, ésta la empezó a administrar. Cincuenta años después, mis hermanos decidieron seguir trabajando en Florencia de Turrialba. Yo tuve el recuerdo de mi padre, que en algún momento ya muy remoto, había dicho que si era necesario vender, se quedaran con Agua Caliente. Yo recordé esa premonición y tuve el honor de quedarme  en Agua Caliente.  

“Agua Caliente Coffee Company, Limited”  era su antiguo nombre, en las grandes historias de los pueblos, los lugares, las haciendas. 

En los años de 1970 la fábrica de cemento destruyó los cafetales y causó inmensos daños difíciles de cuantificar.

En una ocasión, se logró vender las largas varillas de bambú a la bananera en Guápiles. El chapulín cargaba un viaje de bambú y subía a Cartago a la Estación de la Northern, en donde se cargaba un carro plataforma. De ahí hacía un recorrido a los llanos de la zona atlántica en donde sembraron un semillero cerca del cruce moderno a Río Frío en la finca denominada “La Alajuelense”.

Los puntales de bambú los usaron para apuntalar el banano en las plantaciones de banano. Con el dinero recibido, se pagaron las planillas de la finca durante ese período tan oscuro. Aun así, la finca quedó destruida por el cemento que tapó las hojas de la mata del café. De esa posible ruina, nació el moderno barrio de Cocorí, que reúne gente buena y trabajadora.

El bambú nunca se seca del todo y mantiene su hoja durante el año, pero ya vencida la hoja cae al suelo y va produciendo una suave cama por todo el piso. Al caminar encima se pasa a un mundo silencioso, salvo por los altos puntales que se mueven con la brisa. Al moverse los tallos con el viento, gruñen al retorcerse y parecen estar en dolor. ¡Pero sólo están saludando a quienes disfrutan de su sombra y misterio!

Fraser Pirie
Aguacal1@yahoo.com

Foto: Beneficio de Café de la Finca Agua Caliente, Alexander Pirie en los patios del beneficio, al fondo se observan las matas de bambú ya crecidas. / Imagen del archivo original del archivo de Fraser Pirie para www.micartago.com

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (1 posted)

  • Posted by Didier Solano, 04 July, 2012
    Muy interesante saber cómo llegó el bambú a nuestro país, ya que en nuestra finca ( Ujarrás )tenemos mucho bambú y poco se utiliza.
Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com