MINO ZUÑIGA: ARTISTA, CARTAGO E HISTORIADOR DE CORAZON

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 10 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Por Rita Leiva para micartago.com/ Fotografía de Donald Cerdas (Potegido por derechos de autor) 

Nacido el 8 de setiembre de 1927, un hombre sencillo y autodidacta, boyero, agricultor y artista, hijo, padre, amigo y esposo, abuelo de sus nietos de sangre y de muchos otros que le dan ese título, don Mino Zúñiga nos recibe una fresca tarde de febrero en la sala de su casa, en Taras de Cartago.

Sombrero, chaleco de lana y mucho entusiasmo son parte de la vestimenta de este cartago de corazón, quien fija su mirada en sus interlocutores mientras, sentado en un sillón de su casa, narra sin titubear variedad de memorias que la experiencia le ha regalado.

“Yo no sé por qué soy tan apegado a Cartago. Cartago para mí es todo, es mi inspiración, es el que alimenta mis recuerdos, y es también Cartago el lugar que me dio el sustento de mis nueve hijos. ¡Hay tantas cosas qué contarles! Y yo no quisiera morirme y que nadie las cuente”, dice lleno de sentimiento este hijo de Taras, quien recuerda con cariño tiempos que fueron y no volverán.

Con 84 años de vida activa sobre sus hombros, este cartaginés de baja estatura y cabello blanco teje su discurso narrativo con anécdotas de su niñez y juventud, las cuales nos transportan a un Cartago muy diferente al que hoy ven nuestros ojos.

El tiempo con don Mino transcurre muy rápido, pues los viajes al pasado, guiados por su voz, alimentan la imaginación de quienes no vivimos aquellas penurias de la inundación de 1963, ni viajamos en carreta de bueyes ni posamos nuestra mirada en lagunas y minas cartaginesas que hoy ya no existen.

Su casa es testigo de su trayectoria de 20 años en las artes plásticas como un hombre que a sus 66 años de edad decidió hacer algo que desde niño le había gustado: pintar. Al día de hoy, aproximadamente cien obras y una innumerable cantidad de historias han surgido del pincel de don Mino.

Con pinturas como “Aporreando Frijoles”, “Arrancando Papa” y “Los Apuros del Boyero”, este pintor ha capturado remembranzas autóctonas del ser costarricense. Los cuadros que cuelgan de las paredes de su casa cuentan sobre el boyero “yendo al servicio” en un potrero, el entierro de un buey, la rueda rota de una carreta y los turnos a la antigua.

Un recorrido por diferentes aposentos de su vivienda va develando los momentos del pasado que don Mino Zúñiga ha inmortalizado por medio de la pintura. El autor de aquellas obras deja su bastón de lado en una esquina y frente a cada cuadro hace una parada para explicar las escenas que allí se retratan.

“Estos están sembrando papas. Una yunta adelante abre el zurco, los regadores la riegan y atrás viene otro tapando… Estas son las bizcocheras de mi barro… Esta es la venta de leña, como antes se cocinaba sólo con leña, la vendíamos a 29 y 30 pesos la carretada y las viejillas eran expertas en eso, esta está alegando quién sabe qué… Este, este es el buey enfermo “, cuenta Don Mino mientras muestra sus obras.

Toda una experiencia de aprendizaje se desprende de las líneas y los colores que utiliza Don Mino, quien funge de historiador y maestro con su talento artístico, el cual también utiliza para escribir. Su objetivo: dejar un legado sobre la historia de su amada provincia, Cartago.

Varias galerías del país se han convertido en un espacio para que Don Mino Zúñiga exponga su propuesta creativa. El CENAC, el CUC, el ITCR y la Casa de la Ciudad de Cartago son algunos de los escenarios donde las historias hechas pintura a cargo de Mino Zúñiga han tomado vida en los ojos y la interpretación de los espectadores.

Su labor le ha hecho merecedor de reconocimientos y su trabajo invita a niños, jóvenes y adultos a echar  un vistazo al estilo de vida de antaño de la Vieja Metrópoli con personajes como El Pisuicas, el vendedor de pan, La Giganta y los indígenas cartagineses.

En un esfuerzo por dar mayor alcance a la voz, el mensaje y la mano artística de Mino Zúñiga, su familia ha recopilado su creación en un libro digital que brinda un contexto para la lectura de su propuesta histórico-artística.

El mensaje de Mino Zúñiga es claro: Valoremos a Cartago y rescatemos los aspectos olvidados y desconocidos de su historia. Don Mino ha plantado una fértil semilla con dicho fin durante las últimas dos décadas y la invitación está abierta para que más cartagineses rieguen esa semilla y briden su aporte para que se convierta en un fuerte árbol de conocimiento histórico sobre la Ciudad de las Brumas.

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (2 posted)

  • Posted by Shirley Sánchez, 14 March, 2012
    Por casualidad, tuve la oportunidad de conocer este distinguido señor y a su agradable esposa. Realmente es como lo retrata este artículo, una persona calida y conversadora, una fuente de cultura e historia. Mis felicitaciones a micartago.com por rendir honor a quien honor merece.
  • Posted by maría, 07 March, 2012
    Este señor es un claro ejemplo del apego a la tierra, amor a sus raíces, entereza, perseverancia, de querer es poder. Es un ejemplo a seguir, una muestra que uno envejece sólo cuando el corazón así lo desea. Su semilla está sembrada Don Mino y ya está floreciendo. Mis felicitaciones, me encanta el tema de sus cuadros y deseo saber si los tiene a la venta
Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com