EL HORNO DE LA ABUELA: TRADICION DE SEMANA SANTA

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 13 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Durante décadas, cada Semana Santa, los hijos y nietos (y hoy día hasta los bisnietos) de Abraham Leiva Leiva y Clara Rosa Martínez Hernández se reúnen en Guadalupe de Cartago. Martes o Miércoles Santo son los días que la familia escoge con un propósito muy específico: asar pan y bizcocho en el horno de barro de la abuela.

El patio, la cocina y el corredor de la casa son los puntos de acción que se llenan de primos y tíos. Ya los abuelos no están para recibirlos, pero su tradicional legado acompaña hasta a los más pequeños que participan de esta fiesta familiar entre hojas de tamal, masa de pan y queso para bizcocho.

La historia inició muchos años atrás, cuando Abuelo recogió los materiales necesarios y se los trajo a la Abuela, para que ella construyera el horno que aún hoy se mantiene en pie y brinda la oportunidad a nuevas generaciones de saborear por un día el estilo de vida de antaño.

Es un trabajo arduo que da inicio en la mañana y termina después que se ocultó el sol. Mucho calor, humo y esfuerzo amasando pan y cuidándolo para que no se queme son parte de esta tarea cada Semana Santa.

Hay que encender el horno y mantenerlo vivo a una temperatura adecuada que no queme las rosquillitas ni los bollos de pan casero. Con una paleta grande de madera se meten las bandejas de pan, y sobre una mesa vieja se colocan hojas de vástago para poner el pancito fresco sobre ellas.

Durante años, el horno de barro ha sido testigo del trabajo de hombres y mujeres de la familia que, con pañuelo en la cabeza y delantal bien amarrado, se ponen las pilas a moler, a formar bollitas, bizcochos y rosquillas y a asarlos en el viejo horno.

Décadas atrás hasta los vecinos, que hoy tampoco están con nosotros, se turnaban para usar este horno. Con leña en mano llegaban donde el abuelo y esperaban su turno para amasar y hornear. Hoy eso es sólo un recuerdo.

La estructura de barro con forma de iglú que reposa sobre una base de cemento en una esquinita del patio, ha sido el testigo silencioso de esas visitas y de las tertulias, las risas, el café y hasta el salchichón asado sobre las brasas, en un carretillo, y ¿por qué negarlo?, en ocasiones hasta de algún traguito para calentar la garganta.

El calor del fuego de aquel horno se equipara al calor humano de esta tradicional reunión. Primos, tíos, sobrinos, papás, hijos y nietos, hoy recuerdan al abuelo Abraham, que hace tres años partió, y a la abuela Clara, que se fue para el cielo muchos años atrás.

Los tiempos modernos y la demanda de los nuevos estilos de vida impiden que todos los treinta y tantos nietos lleguen con sus novios, novias, esposos, esposas e hijos, pero la casa del abuelo aún se llena de bulla en Semana Santa.

Hoy Jueves Santo y lo que resta de la Semana Mayor, darán tiempo a los empunchados panaderos a que se den gustos comiendo el pan asado en el fuego y aquellos bizcochos con queso y coco.

Mientras tanto, el horno, ya frío, duerme, esperando durante un año a que sea nuevamente Semana Santa para convertirse de nuevo en el protagonista del día y la excusa para una tradicional reunión familiar.

Imágenes de Rita Leiva

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (6 posted)

  • Posted by merce massana i alvarez, 14 April, 2012
    desde Igualada(Catalunya) nuestra mas sincera felicitacion a la familia Leiva por mantener la tradiciòn dejada por sus abuelos. el articulo es magnifico esta muy bien redactado,y tan bien explicado, que me da la sensaciòn de que estè alli,a nosotros tambien nos gustan las tradiciones, y nos parece precioso que ustedes las mantengan,que durante muchas generaciones se puedan reunir alrededor del horno de la abuela a tan gran familia ,seguro que desde el cielo los abuelos los bendicen a todos. Se nos hace la boca agua pensando en los panes, vizcochos y delicias que salen de el. Raul me ha encantado leer el artìculo muchas gracias por compartirlo. desde el otro lado del mar un saludo muy cariñoso para usted y toda su familia merçe i tonis
  • Posted by Auricia Quesada, 09 April, 2012
    En lo personal me considero una persona que le encantan las tradiciones esas son nuestras raices, todas estas tradiciones y muchas tradiciones que tenemos formaron parte de nuestro crecimiento y ayudaron a formar nuestros valores. La tradición de hacer pancito en semana santa, data de mucho tiempo atrás, cuando en semana santa todo estaba cerrado, no había panaderías, pulperías, supermercados,ect, nada abierto, todos los establecimientos comerciales cerraban como respeto al significado de la Semana SAnta, entonces las familias debían hacer pan y para comer en esos días. Ahora los tiempos cambian y la necesidad impide que muchos centros comerciales cierren, pero gracias a Dios quedó la tradición, gracias a Dios también nos provee para comprar la leche agria, queso, harina, pasas y todos los ingredientes para hacer estas delicias y aún mayor gracias a Dios que existe unión familiar, entrega y amor para seguir con la tradición. Y todos lo que quieran nos vemos la próxima semana santa al colorcito del horno para comer pan, bizcocho, tomar cafesito y tertuliar de todo por un gran rato.
  • Posted by Rita Leiva, 08 April, 2012
    Saludos a las tres, mi hermana, mi prima y a la estimada lectora Ana Isabel. Un gusto compartir un poquito de nuestra tradición tica familiar. Muchas gracias por sus valiosos comentarios y por tomarse el tiempo de leer estas palabras y de escribir las propias. Saludos en este Domingo de Resurrección.
  • Posted by Norma Leiva Picado, 07 April, 2012
    Muy bonito artículo hermanita, se me hizo un nudo en la garganta recordar tantas cosas bonitas, si Dios lo permite, igual que ese horno de barro esperaré a que llegue el próximo año para reunirme con la familia en Semana Santa y asar unos ricos vizcochitos. Saludos a toda esa hermosa familia que me enorgullezco pertenecer y Dios guarde a todos esos que ya no están pero formaron parte de esa que sin pensarlo se convertiría en una bella tradición.
  • Posted by Ana Isabel Herrera Sotillo, 07 April, 2012
    La felicito, Rita, y a toda su familia por salbar esa tradición tan bella, que aunque los abuelos ya no estén presentes toda la familia se reúne y todos trabajan para hacer el pan y los bizcochos de Semana Santa. Ese recuerdo de que también los vecinos llegaban con su carga de leña para usar el horno, es preciosa! Que sigan así por muchas generaciones!!!
  • Posted by familia navarro leiva., 06 April, 2012
    muy lindo el articulo que orgullosa me siento de pertenecer a esta familia tan grande y unida, mas de q mi madre Vera Leiva fue una de las pineras en continuar esta tradicion la cual a sido transmitida a mi y espero continuarla, chao familia se les quiere.atte Alejandrina Navarro Leiva.
Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com