ESTUDIO REVELA NECESIDAD DE CAMPAÑAS DE SALUD POR GENERO PARA INCENTIVAR EL LAVADO DE MANOS

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 1 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Los resultados de una investigación científica realizada por un doctor cartaginés sugieren que las autoridades de salud pública deben adoptar protocolos orientados por género para educar a hombres y mujeres sobre la influenza A (H1N1) y estacional.

El investigador cartaginés Dr. Benicio Gutiérrez Doña llevó a cabo el estudio dentro de un programa de colaboración llamado CARE entre la Universidad Estatal a Distancia (UNED) y la Universidad de Konstanz, de Alemania.

En el proyecto se investigaron las actitudes del lavado de las manos entre hombres y mujeres costarricenses durante las dos olas de gripe A (H1N1), en los años 2009 y 2010, y se detectaron algunas diferencias.

Una diferencia significativa entre hombres y mujeres emergió durante la primera ola (2009) de la influenza A (H1N1) en lo que se refiere a la intención de lavarse las manos. Las mujeres mostraron tener más intenciones que los hombres de lavarse las manos para no contagiarse.

“Los hombres, literalmente, ignoraron los riesgos de contraer influenza A (H1N1) y estacional durante la primera ola de la influenza A (H1N1) en el año 2009. Esto también marca una diferencia de género”, señala el Dr. Gutiérrez.

En la variable del lavado de manos como tal, también hubo divergencia entre hombres y mujeres. En la primera ola (2009) de la influenza A (H1N1) las mujeres se lavaron las manos con más frecuencia que los hombres.

Al analizar las respuestas brindadas por los participantes del estudio, el investigador señala que “las mujeres solamente adoptan las medidas de prevención de forma muy racional y en etapas, puesto que solamente lo hacen si primero ellas desarrollan una intención para actuar. Si ellas no desarrollan las intenciones no pasan a las acciones preventivas”.

Por su parte, los hombres sí responden a sus propias habilidades percibidas para adoptar la conducta de lavado de manos, pero no así a los riesgos de contraer la enfermedad.

Otro hallazgo importante es que para la segunda ola de influenza, “el lavado de manos NO se debió al riesgo percibido, ni a la autoeficacia percibida ni a las intenciones que se hayan tenido en la primera ola, de manera que se cumple aquí la ley de que el mejor predictor de la conducta futura es la conducta previa”, indica el estudio.

Esto significa que las personas se continuaron lavando las manos porque ya lo habían hecho anteriormente, pero no por el riesgo de contagio que significaba el no hacerlo.

A partir de las diferencias detectadas, el encargado del estudio recomienda elaborar campañas por género para la conducta del lavado de manos como acción preventiva ante la influenza.

Para llegar a estas conclusiones, el Dr. Gutiérrez utilizó un modelo de investigación reconocido internacionalmente y denominado HAPA, el cual se ha usado durante los últimos 15 años para comprender y predecir la adopción y el mantenimiento de múltiples comportamientos de salud tales el uso del cinturón de seguridad.

Esta investigación es de relevancia para la comunidad dedicada a la ciencia y es por tanto la primera en su tipo que se registra en la literatura científica, al explicar por qué personas de habla hispana adoptaron y mantuvieron comportamientos de salud (lavarse las manos) durante las dos olas 2009 y 2010 de la influenza pandémica AH1N1.

Imagen: Afiche para educar sobre el lavado de manos de la CCSS

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com