DE CARRERAS Y MALLAS ANTI-PEATONES

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 0 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Días atrás transitaba por la Florencio del Castillo y justo debajo de uno de los puentes peatonales estaba un joven que parecía, por su gabacha, ser doctor o estudiante de algún área de medicina.

El joven esperaba el momento oportuno para “tirarse” a cruzar la pista de manera irresponsable, irrespetuosa para con la vida y la seguridad de los demás.

Asumo que cruzó con éxito porque dichosamente no se supo de un muerto más en carretera ni de un accidente de tránsito ese día en la autopista Cartago-San José.

Pero el punto es que este joven es sólo un ejemplo más de los muchos que se ven a diario. Es difícil saber cuántas personas en el país se "echan una carrera" por pista en vez de utilizar el puente que se instaló para su seguridad, pero el propio MOPT comunica con pesar que los puentes peatonales son subutilizados.

Si a estos transeúntes no les importa su propia vida ni su propia salud, deberían al menos tener consideración por los inocentes choferes y viajeros que podrían verse involucrados en un accidente gracias a su vagancia por no subir las gradas o la rampa para cruzar la autopista como debe ser.

Es risible ver las mallas que las autoridades debieron poner en media pista para desmotivar a los peatones que no quieren cruzar por el puente, sino que quieren "jugársela" y cruzar por la pista.

Es risible no sólo el hecho de que deban ponerlas, sino el hecho de que poco a poco las fueron cortando y arrugando y hoy son un poco de metal retorcido afeando el paisaje. Pero esa risa que provocan estos hechos es una risa irónica de frustración ante una cultura lamentable de irresponsabilidad.

Al 16 de mayo de este 2012 casi una tercera parte de los muertos en carretera fueron peatones, lo que representa una cifra de 42 personas.

De ellas, el 71% murieron a causa “de su propia imprudencia”, indica el Ministerio de Obras Públicas y Transportes.

¿Será que sólo en Tiquicia se ven estas cifras, esas mallas anti-peatones, el alambre retorcido de esas barreras de metal y la pereza de usar un puente que es para bien propio?

Hay quienes dicen que cruzar el puente es otro atentado por la inseguridad ciudadana y los asaltos de quienes se aprovechan de la estructura para hacer de las suyas con quienes cruzan de manera responsable.

Si es así, se requiere mayor presencia policial en estos sectores porque es la vida de muchas personas la que está en juego cada vez que a alguien se le ocurre que “se va a echar una carrera” para cruzar una autopista.

Ojalá estos fallonazos de la cultura tica realmente encuentren remedio a largo plazo en la educación, en una educación que le enseñe a las personas a valorar su propia vida y seguridad y a respetar la de los demás.

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com