ENTREVISTA CON WESLEY ACUÑA: ARTISTA CARTAGINES

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 1 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

El  joven artista cartaginés Wesley Acuña, quien marcha por los senderos del arte desde hace una década y es gradudado de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica, compartió con micartago.com algunas de sus impresiones sobre su más reciente experiencia como representante del arte nacional en el extranjero.

Recientemente Acuña fue invitado a exponer con seis colegas del Colectivo Círculo de Artistas Emergentes en Romerías de Mayo, un evento de carácter mundial que se desarrolló en Holguín, Cuba. Hoy, el artista conversa con micartago.com al respecto.

Para empezar ¿qué son las Romerías de Mayo?

Es una de las exposiciones culturales más importantes que se hacen en Cuba, con una duración de una semana. Este año participaron delegaciones de Francia, Portugal, Rusia, Venezuela, Nepal y otros países. Es como ver el Festival Internacional de las Artes que se hizo en Costa Rica, con actividades en parques todos los días, pero más en grande.

Usted asistió con el Círculo de Artistas Emergentes a esta muestra mundial. Cuéntenos sobre la propuesta que llevaron.

En el Círculo somos siete integrantes y cada uno llevó entre seis y siete pinturas en formatos pequeños y medianos, hechas exclusivamente para la muestra, cada uno con una temática social tratada desde su perspectiva individual. Fue diferente porque mucha gente llevó fotografía. También llevamos materiales para crear pinturas allá e interactuar con la gente. Nuestra temática es crítica y no es conservadora. El nombre que le pusimos a la colección fue Chorreo Armónico de Crímenes.

¿Y ese título a qué se debe?

Fue el nombre que surgió en una serie de reuniones del colectivo. El Comité organizador de Romerías de Mayo nos pidió un nombre y un concepto para la muestra que llevábamos, para el catálogo y para el mural que íbamos a hacer allá, entonces hicimos una lluvia de ideas con una visión social crítica en general y ahí surgió el nombre.

¿Qué hay detrás del título, propiamente en las obras?

Se representan las relaciones humanas, los actos emocionales, la relación de las personas con el mundo y los sentimientos que poseen los seres humanos.

¿Cómo recibió Cuba ese Chorreo Armónico de Crímenes?

Les gustó mucho. Expusimos en un campo ferial parecido a Fercori. Pusimos paneles y ahí los trabajos, y fue diferente porque era pintura y no foto. Montamos unos videos y eso hacía un recorrido diferente, más crítico y tirando un poco más hacia lo grotesco, con un mensaje más conceptual, implícito, no tan ilustrativo, y eso le gustó al público porque los hacía pensar.

¿Y usted en particular qué propuesta llevó a las Romerías?

Llevé pinturas que oscilan entre lo abstracto y lo figurativo  pero aparte de eso pinté un feto en una caja de cartón y la cerré y daba la sensación de ser un vientre (la posición fetal es como la posición de seguridad o protección emocional). Al público le gustó mucho porque era diferente.

Usted menciona un mural. Háblenos de esa obra.

Varios artistas hicimos el mural. Eran 100 metros divididos entre las delegaciones. A nosotros nos tocó hacerlo en una esquina, eran como seis metros de largo por metro setenta de alto. Desarrollamos el concepto de una galería ficticia. Cada uno de nosotros imprimió una foto de una obra y la pegó. Jugamos con el espacio. Las obras están en relieve y de largo parecen obras reales y pintamos a una persona viendo las obras. Parece una galería de verdad. Fue muy diferente al resto de los murales. Un periódico digital cubano nos publicó una nota. (ver)

¿Y cómo fue toda esta experiencia cultural para usted?

Fue interesante porque siempre me había preguntado qué se hace aquí y allá. El choque cultural fue muy interesante por el lenguaje.

¿Cuáles fueron sus aprendizajes?

Aprendí que los países de América Latina tienen una identidad cultural más depurada que Costa Rica, y lo digo porque la mayoría llevó grupos folklóricos de sus países pero nosotros íbamos como artistas independientes con temáticas que no correspondían a una visión tradicional o conservadora costarricense.

¿Alguna otra enseñanza que le deje este intercambio cultural?

Que no importa la ideología política en el arte. El arte no tiene que ver con eso, sino que más bien sirve para preservar o destruir las ideologías porque es un medio de criticidad muy grande.

¿Y como grupo qué se traen?

Aprendimos a reflexionar sobre lo que hacemos: nuestra identidad como artistas individuales y como grupo, es decir, no sólo crecer individualmente sino hacer promoción y gestión como colectivo. El arte no es sólo para una élite o para mostrarse como individuo, sino un medio de interacción social.

¿Cúal es es siguiente paso en la carrera profesional de Wesley Acuña?

Tengo planeado participar de una exposición en Nicaragua en noviembre de este año y en enero de 2013 voy para Guatemala. También espero volver a Cuba con una exposición individual y participar en otra en Panamá. Las Bienales y las exposiciones internacionales en las que he participado, por ejemplo en Bosnia, las veo como un reto y una oportunidad para crecer como profesional pero el simbolismo de exponer en Costa Rica también es grande porque es mi país y aquí empecé.

Imagen cortesía de Wesley Acuña para micartago.com

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com