TÉCNICOS DEL SENASA PIDEN CONSUMIR PRODUCTOS DE ORIGEN ANIMAL DE PROCEDENCIA CERTIFICADA

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 3 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Al consumir productos como quesos, yogurt, natilla, carnes y sus derivados  o leche se debe tener cuidado de que  la procedencia de los productos sea autorizada por el Servicio de Salud Animal (SENASA), para que estos no vayan a ser  perjudiciales para la salud.

Así lo indicó Rafael Solano Madriz, del cuerpo técnico del SENASA para la región de Cartago, quien alertó del peligro existente al consumir productos cárnicos o lácteos de origen desconocido.

El problema con productos no autorizados por SENASA se da en dos áreas, una es la higiene con que se manejan las materias primas y productos terminados, las buenas o malas prácticas que utilicen los productores incidirán en que el producto sea inocuo, lo que significa que sea inofensivo para la salud. Un mal manejo del producto puede hacer que este llegue al consumidor contaminado con bacterias muy peligrosas.

La otra área de peligro es la salud animal, ya que en las fincas,  en algunos casos pueden haber enfermedades que son trasmisibles de animales a humanos, denominadas estas como zoonosis; tal es el caso de la brucelosis bovina, por lo cual un humano puede terminar padeciendo la enfermedad que portaba o padecía un animal.

“Un ejemplo es la brucelosis, una enfermedad muy seria, el SENASA trabaja para que solo se venda  leche y sus derivados que procedan de fincas que garanticen un hato libre de brucelosis, por eso llamamos la atención al público del peligro de consumir productos lácteos de origen desconocido pues no se sabe qué controles se han seguido en la finca o en la cadena de producción” explicó Rafael Solano del SENASA.

Y es que precisamente esta entidad pública adscrita al Ministerio de Agricultura y Ganadería, es el ente rector en materia de salud animal, y es la encargada de vigilar los procesos en toda la cadena productiva y de comercialización de productos de origen animal, tanto lácteos como cárnicos desde la finca, vehículos de transporte hasta su expendio   en pulperías, carnicerías, panaderías entre otros.

Lo que sucede al comprar un producto de este tipo cuyo origen no es certificado, es que  todos estos controles son burlados y las personas no tienen certeza de que el producto que están consumiendo sea inocuo.

Pero, ¿cómo sabe el público si por ejemplo un queso que compran en su panadería es certificado por SENASA?

Pues precisamente esta institución extiende un documento que se llama Certificado Veterinario de Operación, conocido como CVO y el expendio debe de tener copias de estos certificados que garanticen un origen conocido y autorizado para los productos que vende.

El vendedor está en la obligación de mostrar estos certificados cuando un cliente los solicite, caso contrario la persona interesada puede hacer la denuncia con SENASA y se procederá a realizar los trámites correspondientes.

Cualquier producto de origen animal, sea carne y sus derivados, lácteos, huevos, productos marinos entre otros, son regulados por el SENASA, y para su transporte y venta se debe de contar con el Certificado Veterinario de Operación.

El público no debe de comprar esos productos en lugares no autorizados, puestos callejeros, camiones no autorizados y sin refrigeración y para tener certeza de que lo están comprando en un puesto autorizado y que procede de una finca certificada, el consumidor tiene el derecho de exigir que le muestren  el CVO.

Tomar estas prevenciones le podría evitar verdaderos dolores de estómago e incluso complicaciones muy serias que podrían eventualmente conducir hasta la muerte.

El SENASA, a la vez realiza periódicamente inspecciones y operativos para garantizar la inocuidad de ese tipo de productos que están bajo su rango de acción así como para comprobar que el origen de los productos expendidos sea certificado.

Foto: Rafael Solano del cuerpo técnico del SENASA indicó que los productos lácteos o cárnicos que se expendan deben de tener un certificado veterinario de operación que acompañe su venta, así mismo en las inspecciones de SENASA los vendedores deben estar en capacidad de demostrar el origen certificado de los productos. / Imagen de archivo Esteban Leiva para www.micartago.com

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com