FAVOREZCA LA ECONOMIA FAMILIAR CON UNA HUERTA DOMESTICA

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 1 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Hubo un tiempo en que los centros educativos brindaban mucha importancia a la agricultura, fomentaban las huertas escolares e incentivaban a los alumnos a que desarrollaran en sus hogares lo aprendido en la escuela. De volver a esa práctica, la economía familiar puede verse favorecida.

Hoy el Colegio de Ingenieros Agrónomos lamenta que esta formación agrícola ya no se practique con tanta frecuencia, por lo cual han solicitado al Ministerio de Educación que se hagan cambios en esta materia y que se imparta la Enseñanza en Agricultura.
 
Según explica la entidad, el mayor reto que tiene la humanidad actualmente es producir alimentos para garantizar la seguridad alimentaria de una población en aumento, con menos tierras y con la
amenaza del cambio climático, por lo que la agricultura debe volver a ser prioridad nacional.
 
En tiempos pasados, los estudiantes aprendían a hacer una huerta en el centro educativo y utilizaban ese conocimiento para cultivar en sus casas. De esta forma, en cada patio había una pequeña huerta con cultivos como culantro, rábano, lechuga o repollo.
 
De volver a esa práctica, la economía familiar puede verse favorecida con el cultivo al menos, de los “olores” que se utilizan diariamente en la cocina.

Asimismo, se tiene la ventaja de que la agricultura familiar utiliza menos agroquímicos, o bien prescinde de ellos.

Productos orgánicos

Hoy día existe una tendencia al consumo de productos “orgánicos”, es decir, alimentos que son cultivados sin agroquímicos. 

Con una huerta en el hogar, se estaría garantizando que con muy poco trabajo, los miembros de la familia podrían tener productos variados, a un bajo precio y libres de sustancias químicas dañinas para la salud y el ambiente.

Huerta Urbana

El concepto de huerta urbana es otra tendencia que se está dando en ciudades de países como Brasil o México; en ella se mezclan los conceptos de una huerta casera, el reciclaje y la reutilización de objetos.
 
En este sistema las hortalizas son cultivadas en pequeños espacios reutilizando materiales como botellas u otros envases que sirven como macetas.
 
De esta forma, en áreas o casas donde no hay patio de tierra se podrá sembrar en objetos como botellas, garrafas cortadas por la mitad o en canoas.

De no reutilizarse, dichos recipientes serían material de desecho que contaminaría el ambiente, pero al emplearlas en agricultura urbana sirven como macetas en pequeños espacios como tendederos e incluso dentro de la casa.

En esta metodología de huerta urbana, también se aprovechan los desechos orgánicos de la cocina, para producir tierras ricas en nutrientes y así poder tener cultivos sin el uso de abonos artificiales.

Para ello dichos desechos, como cáscaras o sobrantes de comida, se entierran en un pequeño hueco en el patio o en un recipiente y en muy poco tiempo, habrá una tierra rica apta para cultivar sus plantas alimenticias u ornamentales.

Comprar y Sembrar la Semilla

A la hora de escoger la semilla puede acudir por consejo a las ventas de insumos agropecuarios como las existentes en el mercado de Cartago o sus alrededores.

Ahí puede consultar al dependiente sobre las plantas que sean de fácil cultivo y aptas para una huerta casera y, luego de recibir unas breves recomendaciones, podrá ir a casa a practicar la agricultura.

En el caso del culantro, plante las semillas en hileras y luego de regarlas diariamente por unos 15 días verá salir de la tierra un sinnúmero de hojitas verdes, las que poco después de un mes podrá llevar a dar sabor a sus comidas.
 
Así, haciendo una pequeña  huerta, podrá tener el culantro más fresco que pueda conseguir, uno que en cosa de minutos pase de la tierra a la cocina.
 
Cultivos como la lechuga o el repollo llevan un proceso un poco más largo, pero igualmente es sencillo, ya que primero hay que hacer el almácigo, donde las plantitas se siembran muy juntas.

Una vez que estas alcanzan entre 10 o 15 centímetros de longitud, se transplantan, sembrándolas a una distancia de unos 20 centímetros una de otra, para permitir su desarrollo y crecimiento.
 
A Cultivar
 
Luego de leer esto, quizás usted quiera tomar una herramienta y en una esquina de su patio preparar una pequeña hortaliza, aflojar la tierra, sentirla en sus manos, quitarle las malas hiervas o zacate, dejándola suelta y lista para sembrar.
 
Si no goza de ese espacio de tierra, puede tomar algunas macetas o tarros de los que va a desechar e iniciar una huerta urbana casera.

En pocos días tendrá la satisfacción de ver germinar las semillas y en un corto lapso de tiempo podrá llevarlas a su mesa y compartirlas con orgullo con familiares y amigos.

Foto: Usted puede sembrar en casa el culantro que necesita. Es sencillo. Anímese a hacer su huerta casera. Imagen de archivo de Esteban Leiva Picado para www.micartago.com

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com