FIELES CATÓLICOS REZARON EL ROSARIO DE LAS LUCES

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 2 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Al ser las 6:15 del  sábado 2 de agosto de 2014, en una noche de cielo nublado y brisa fresca, inició la meditación de los Misterios del Rosario de las Luces 2014 en la plaza de la Basílica, en Cartago.


Con una multitud que buscaba el mejor lugar para ver a La Negrita, los sacerdotes José Francisco Arias, Rector de la Basílica de Los Ángeles, Monseñor Francisco Ulloa, Obispo de la Diócesis de Cartago, y el Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Nicaragua, desfilaron por la plaza a lo largo del Rosario.

Tras ellos, en un anda de luces y flores, la imagen de la Virgen de Los Ángeles era cargada por vecinos de Turrialba, acompañados de una escolta del Servicio de Vigilancia Aérea.

Un grupo de seminaristas también desfiló a los lados de la imagen, al igual que lo hicieron varios miembros de los Heraldos del Evangelio. 

Algunos preparados con sillas, la mayoría de pie, fieles jóvenes y mayores, se unieron a los cantos y oraciones que se extendieron por cerca de dos horas.

Las lucecitas de vela fueron el denominador común en distintos puntos de la plaza. 

Un coro ubicado en una tarima junto al templete hizo cantar a la multitud antes de cada Misterio. “Ave, Ave, Ave María” coreaban las personas mientras levantaban las velas para saludar a la Virgen.

El rezo del Rosario finalizó en el templete con unas letanías leídas y otras cantadas.

El Arzobispo nicaragüense, Leopoldo Brenes, ofreció unas palabras de cierre, en las que recalcó la convocatoria que hizo la Virgen María y la respuesta del pueblo costarricense. 

“Finaliza la jornada alrededor de la Madre. Ella nos ha convocado y nos muestra el camino a su hijo Jesús. Humildemente hemos recorrido esta manzana de terreno alrededor de este lugar Santo como signo de iglesia peregrina”, dijo Brenes.

Una vez concluido el Rosario, la imagen fue llevada de regreso al templo, donde un grupo de fieles la recibieron con aplausos. 

“Los hijos quieren estar cerca de la Madre y la Madre quiere estar cerca de sus hijos”, dijo el sacerdote Francisco Arias, quien posteriormente desfiló dentro de la Basílica con la Negrita para que los asistntes pudieran verla de cerca. 

La actividad concluyó con un mariachi que entró cantando Las Mañanitas a la Virgen. Afuera, el coro continuaba amenizando una noche de alegría católica y entusiasmo mariano.



Imágenes de Rita Leiva para www.micartago.com

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com