CARTAGO LA DIOCESIS MARIANA DE COSTA RICA

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 10 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

Artículo hecho con ocasión de la erección de la Diócesis de Cartago Santiago Apóstol, por el Sr. Carlos Alberto Oreamuno Toledo, Historiador e Investigador Mariano.

 

CARTAGO LA DIOCESIS MARIANA DE COSTA RICA

 

Carlos Alberto Oreamuno Toledo

 
El reloj marcaba las cuatro de la mañana en punto el 24 de mayo del año 2005,  Radio Fides, la radioemisora de la Arquidiócesis de San José, anunciaba oficialmente que la Diócesis de Cartago, había sido creada por la Santa Sede, que el Papa SS Benedicto XVI, había oficializado lo que por más de 440 años  esperaba  está tierra privilegiada, la cuál es la cuna de la evangelización de nuestra nación y el lugar que la Santísima Madre de Dios, La Virgen María, había escogido para su morada: primero Ujarrás y luego la Puebla de los Pardos o la Gotera, aún más, la noticia indicaba en el punto segundo del comunicado de la Nunciatura Apostólica, que el primer obispo de está diócesis era Monseñor José Francisco Ulloa Rojas.

Alegría doble recibía el pueblo cartaginés en esa alborada,  ya que el sueño de la diócesis era una realidad y además el hecho de que el primer obispo fuera un hijo predilecto de la comunidad, llenaba de orgullo a los habitantes de la vieja metrópoli, el Padre Ulloa, más conocido como “ pancho o panchito” como se le dice y que estuvo compartiendo al lado de sus feligreses durante tres años en la Basílica y que hacía diez años había salido de Cartago, para enrumbarse a Limón, ya que había sido nombrado obispo en la zona atlántica y sentían gran felicidad ya que La Negrita de los Ángeles,  traía a Monseñor Ulloa de nuevo a su tierra natal, pero esta vez como el Obispo de Cartago.

Cartago centro, al igual que otra serie de comunidades de la provincia, despertaron al sonido de campanas, muchos en su momento talvez confundidos decían que pasa, ya que era día de María Auxiliadora y debemos recordar, que una de las principales parroquias del centro de la ciudad, está consagrada a esta advocación mariana y es tradición celebrar el Rosario de la Aurora donde se convoca a la comunidad, con el repique de las campanas y se revienta pólvora para el anuncio de la fiesta patronal.  Pero esa mañana no era el llamado de una sola parroquia, toda la provincia anunciaba algo muy grande: se anunciaba que Cartago ya era diócesis y que tenía obispo y además catedral:  hasta hoy el templo de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen en el centro de la ciudad. Durante el día hubo alegría, felicidad, entusiasmo, esperanza, movimiento, comentarios, expectativa, pero sobre todo agradecimiento a Dios y a La Virgen por tan preciado y esperado regalo.

¿Por qué Cartago, es la diócesis mariana de Costa Rica?


Es importante reflexionar que en este lugar se manifestó la Virgen María para toda Costa Rica; primero como Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Rescate de Ujarrás y luego como Nuestra Señora de los Ángeles, es en Cartago donde por excelencia se vivencia y testimonia ese amor a la Santísima Virgen, especialmente en los Santuarios de Cartago y Paraíso, basta mirar que sucede el 1 y 2 de agosto de cada año: el país entero y hallen de sus fronteras se vuelca y se desplaza a la casa de la Negrita; la gran romería, la Solemne Eucaristía, pero aparte de estas grandes manifestaciones de amor y devoción, vivimos durante esos días una serie de actos y festejos en honor a nuestra Patrona y Reina:  la novena, la vestición, la serenata, las pasadas entre otros, asimismo durante todo el año la basílica es visitada por cantidad casi incontable de fieles devotos,     ¿ cuánta devoción de amor en torno al culto de devoción a la Reina de los Ángeles? También es importante resaltar que el único templo en el ámbito nacional declarado basílica menor es el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles (1935), así como otra serie de hechos y prerrogativas que se dan por estar la imagen sacrosanta de la excelsa Patrona de la nación. Por eso El Santuario Nacional y Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles es el centro y el corazón de la fe de los costarricenses.

También existe una gran devoción y amor por la advocación de Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Rescate de Ujarrás; Primera Patrona de Costa Rica, su templo también es Santuario Nacional, destaca en su veneración la romería en el mes de abril, al valle de Ujarrás, su celebración como La Inmaculada Concepción entre otras; es importante indicar que ambas imágenes gozan del privilegio de haber sido objeto de coronación pontificia a saber: Nuestra Señora de los Ángeles, en 1926 bajo el pontificado de Pío XI y Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Rescate de Ujarrás, en 1955 bajo el pontificado de Pío XII.

Como observamos, basta estos hechos para dar  la solidez de que Cartago sea la diócesis mariana de Costa Rica, aunque eso no desmerita ni va a opacar, el amor que toda Costa Rica le profesa a  María Santísima; pero hay otra serie de detalles como lo son: que la mayoría de templos parroquiales de Cartago están dedicados a diferentes advocaciones marianas, entre otros: Nuestra Señora del Carmen, hoy declarado el templo catedralicio; María Auxiliadora, en Barrio el Molino, que dicho sea de paso es uno de los templos más antiguos de Cartago, en el Tejar del Guarco: La Inmaculada Concepción, con su templo declarado por SS Juan Pablo II como basílica.

Pero lo más importante es la devoción y el amor que el cartaginés a través de los años, ha profesado por la Madre de Dios y Señora nuestra y donde Ella ha prodigado bendiciones abundantes, devolviendo ese amor a su pueblo, especialmente proveyendo de numerosas vocaciones sacerdotales: Cartago ha sido por excelencia el semillero de vocaciones sacerdotales y episcopales.  

Hoy Cartago vive un sueño hecho realidad, que se ha convertido en una gran felicidad, pero es importante a la luz de la palabra de Dios, meditar,  reflexionar y saber discernir la señal de los tiempos y si Cartago es la Diócesis mariana de Costa Rica, debemos HACER LO QUE ÉL DIGA y Jesucristo nos llama a que seamos verdaderos y comprometidos evangelizadores, llevando la buena nueva a todos los rincones de la diócesis, donde el Obispo como el Pastor, el clero tanto diocesano como religioso y laicos nos comprometamos en hacer de esta porción particular de la Iglesia costarricense, una sociedad modelo de entrega, fidelidad y solidaridad entre todos, compartiendo y viviendo los valores más sagrados que Dios nos ha dado, primero: siendo verdaderos abanderados y defensores de la cultura de la vida, solidarios con los que menos tienen y comprometidos a luchar como  soldados de Cristo, para que reine la paz, la armonía, la justicia y esta comunidad cartaginesa sea más prospera en todos los niveles y estructuras y demos el testimonio de que somos verdaderos constructores de la Civilización del Amor.

Para concluir debo manifestar, subrayándolo-, que todo aquel que es mariano es eucarístico y si Cartago es mariano tambien debe ser eucarístico, por eso debemos volcar todos nuestros esfuerzos para vivir a plenitud el amor de Dios en la Eucaristía, ya que es el cúlmen de la vida cristiana. No fue una casualidad que la diócesis fuera creada en año Eucarístico y en el mes de mayo, mes mariano, y que Monseñor José Francisco Ulloa, fuera escogido el obispo, ya que es uno de los hombres -y lo digo con conocimiento- más eucarístico-mariano que hay, para muestra un botón: el mensaje central del primer encuentro con los medios de comunicación social, el día de su nombramiento fue indicar, que los dos grandes pilares de su episcopado en Cartago serían: el amor a la Eucaristía y a la Virgen María y lo ratifica con su lema y escudo: BAJO TU AMPARO y los elementos principales del escudo son los símbolos de la Eucaristía y de  la Virgen de los Ángeles.

Como lo indicó SS Juan Pablo II (qdDg) al inicio del tercer milenio: “ No temamos soltemos las amarras y rememos mar adentro” “ No tengamos miedo, Cristo está con nosotros”  Por eso convencidos de lo anterior,   y pidiendo la intercesión de Santiago Apóstol, Patrono de la diócesis, apóstol del Señor y muy cercano a María de Nazaret, elevemos una oración por nuestro Pastor, para que el Espíritu Santo le ilumine y con el auxilio y protección de la Virgen María, guíe esta barca al puerto seguro, por los sacerdotes, religiosos, religiosas y por el pueblo de Dios, repito: para que seamos generosos en la colaboración de la construcción de nuestra iglesia particular: La Diócesis de Cartago y que desde el Inmaculado Corazón de María; Madre del Santísimo Sacramento del Altar, broten los rayos de su Llama de Amor y fluya ardientemente  en cada corazón y  reine bajo la fuerza y el impulso del Espíritu, en nuestra diócesis y en nuestra querida Costa Rica, el Corazón Sacratísimo de Jesús, vivo y presente con su amor, paz y misericordia en el Santísimo Sacramento del Altar: La Eucaristía.
“Quien tiene a la Virgen María, tiene todo, porque nos da a brazos llenos a su Hijo Jesucristo, vivo y presente en La Eucaristía”

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com