LA HISTORIA DE UN PAJARITO MORIBUNDO

  • email Email to a friend

Did you enjoy this article?

(total 19 votes)
Adjust font size: Decrease font Enlarge font
image

La historia de un pajarito moribundo   


 

Por.Alexander Bonilla  D.


 


El pobre pajarito no pudo esquivar el vidrio del edificio y ahí quedó atontado, agonizando a la orilla de la carretera en  los alrededores de la Universidad de Costa Rica.

Moribundo aún  luchaba por su vida. Movía desesperadamente sus alitas y sus patitas , como buscando a alguien que lo socorriera. Tenía miedo de morir solo sin la ayuda de nadie. Sentía pánico de quedar aplastado por las llantas de un carro.

Observó a varias personas pasar a su lado. Nadie le hizo caso; y el quería gritar, pedir auxilio. Pero no podía... era un pajarito... ni su canto le salía de su garganta... estaba muriendo a vista y paciencia de la gente y a nadie le importaba.

Pero de pronto sintió la mano bondadosa de un joven que tiernamente lo levantó . Cristian  quería salvarlo, volverlo a la vida. Sintió angustia y desesperación. Junto con una joven  que pasó y se solidarizó con su lucha al ver el sufrimiento del pajarito, corrieron con el moribundo a la Escuela de Biología, donde creían  los apoyarían en su gesta humanitaria. Pero... unos se rieron y los enviaron al Dpto. de taxidermia. La encargada,  molesta los recibió, (suponemos que una bióloga) y les dijo que  lo único que podía hacer  era inyectarlo para aligerar su muerte.  Los jóvenes ante tanta insensibilidad huyeron  con el alma adolorida y con el pajarito en la mano. Sufrieron en silencio, y se les desgarró el corazón cuando miraron una lágrima escaparse de los ojos del pajarito. Les agradeció el esfuerzo y les dijo con la mirada...déjenme morir... acuéstenme ah í entre la vegetación y el río...quiero compartir estos últimos momentos con mis amigos de este pequeño bosque, quiero despedirme de ellos. Gracias por querer ayudarme.  Me voy felíz porque encontré a seres humanos que se preocuparon por la vida  de un pajarito.

Entre las hojas secas de un bambuzal , el cantó de otras aves y el arrullo del río...murió el pajarito. Nadie lo pudo salvar....

 

La historia del pajarito es cierta.

El pajarito calló. Murió por la insensibilidad de la humanidad.

Si cuando asaltan a alguien  en el centro de San José , a veces nadie ayuda a la víctima, entonces cómo van a preocuparse por  la vida de un pajarito ¿?.  Urbe insensible y deshumanizada.

El pajarito, como aquella amiga que la mató un carro, también feneció por culpa de un accidente de tránsito, ella en la carretera, el en su vuelo cotidiano,

Lo malo con el pajarito es que no fue atendido a tiempo. Nadie le dio aire, ni le sopló el culito o le dio respiración de boca a pico. Estoy seguro que se le hubieran dado ese tipo de atención oportunamente habría sobrevivido. Los que  han visto a un pajarito  herido al pegar en un ventanal o atontados por un flechazo de algún niño  travieso, y los han soplado, sabrán que ese remedio es milagroso con las aves.

Lo bueno de la historia es que apareció un samaritano. Esto demuestra que  siempre hay esperanza, que todavía hay personas que sienten  y que son capaces hasta de llorar por la vida de un pajarito.

El día que calle el canto de las aves habremos empezado a ver la muerte del planeta tierra... y el día que nadie sea capaz de intentar a una animal o ser humano...ese día ya no valdrá la pena vivir. La oscuridad será total...

 

  • email Email to a friend

Post your comment comment Comments (0 posted)

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com

More News

Contacte a Mi Cartago info@micartago.com